acerca de nosotros

La Iglesia fue creada por Dios para cumplir con los propósitos divinos. Si una Iglesia ha de crecer y permanecer a través de los años, si será de bendición a muchos y de influencia positiva a la comunidad, será porque cada miembro de la misma, comenzando con los Pastores, buscará cumplir la misión que Dios le ha asignado en este mundo.

Enoch Gutiérrez López
Enoch Gutiérrez López

Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

IBBBQ-121
IBBBQ-121

Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

IBBBQ-36
IBBBQ-36

Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

Enoch Gutiérrez López
Enoch Gutiérrez López

Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

1/8

Propósitos

La iglesia existe para llevar a cabo, a cualquier precio, los supremos propósitos divinos que están descritos en las Escrituras y que a continuación se describen:

Adorar y glorificar
a Dios
(Ef. 1:4-6; 3:20-21)
Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

La Iglesia existe para adorar y glorificar solo a Dios. Todo lo que la Iglesia hace debe apuntar hacia este objetivo supremo. Cristo es la cabeza de la Iglesia su bendita persona y su obra de salvación por nosotros deben ser exaltadas en todo lo que se hace en ella. De hecho, el objetivo de glorificar a Dios debe dirigir todos los actos del cristiano. (2 Ts. 1:11-12; 1 Pe. 4:11).

Dar testimonio al mundo por medio de la predicación del evangelio (Mt.28:19;Mr.16:15;Hch 1:8)
Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

La predicación del evangelio es una prioridad en la Iglesia. El deseo del Señor es que todos los hombres sean salvos (2 Pe. 3:9). El mandato del Señor Jesucristo fue claro: "Predicar el evangelio a toda criatura", esto lo hace la Iglesia a través de dos importantes labores, las cuales vemos reflejadas en el mandato de Cristo y en la labor de las primeras Iglesias, esto es, la obra evangelística y la obra misionera.

Edificar a los creyentes para que lleguemos a ser como Cristo
(Ef. 4:11-16)
Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro

La meta máxima del creyente es ser como Cristo; y esto es lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas. Él no sólo quiere salvarnos, también quiere cambiarnos para que lleguemos a ser "conformes a la imagen de su Hijo" (Ro. 8:29). Dios quiere formar el carácter de Cristo en nosotros, y se vale de la Iglesia para ello.