DIRECCIÓN

AUDITORIO

BETEL BOLAÑOS
Av. de la Salvación S/N 

Col. Bolaños. Santiago

de Querétaro, México.

Tel. 442-245-0160

© 2018 IGLESIA BAUTISTA BÍBLICA BETEL DE QUERÉTARO A.R.

  • IBBBQ

¿Cómo enfrentar las pruebas? Lidiando con el sufrimiento. Parte 4.

Autor: Enoch Gutiérrez Lozano, pastor asistente de la “Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro”.

Fuente: “MANUAL DEL ALUMNO, Clase de Fundamentos. Ministerio Formación de Discípulos de la Iglesia Bautista Bíblica Betel de Querétaro A.R. ”. 2003 Todos los Derechos Reservados.


III. La Diferencia entre las Pruebas y las Tentaciones.


Es importante entender y aceptar que durante toda nuestra vida vamos a estar luchando y enfrentándonos con dos cosas, que pondrán de manifiesto constantemente nuestro carácter. Las pruebas y las tentaciones.


A. Las tentaciones son internas, y están bajo nuestro control.


Aquí leemos dos versículos que apoyan y explican la anterior aseveración.


1 Pedro 2:11. “Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”.


Santiago 1: 14. “Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”.


Estos textos definen que la tentación es interna. Aunque dos de las fuentes de donde proviene sean externas: Satanás y el mundo; sin embargo, la lucha es interna y allí, vencemos o somos derrotados.


Las tentaciones están bajo nuestro control, en el sentido de que en el poder de Dios podemos vencer en el acto como dicen los siguientes versículos:


Santiago 4: 7 “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”.


1 Pedro 5: 8 y 9 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”.


B. Las pruebas vienen de afuera y muchas están totalmente fuera de nuestro control.


Durante nuestra vida cristiana, inevitablemente estaremos rodeados de muchas situaciones que estarán fuera de nuestro alcance y control, como: Accidentes, pérdidas, enfermedades serias, persecuciones, difamaciones, calamidades, etcétera.


Son situaciones que, en su mayoría, nosotros no podemos controlar, y que solamente Dios puede. Es aquí donde se agigante el Salmo 55: 22, que dice:


Salmo 55: 22 “Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo”.


Sin embargo, aunque las pruebas están fuera de nuestro control, muchas de ellas pueden ser evitadas cuando hacemos las cosas como Dios quiere. Hay quienes están pasando por una tribulación que está ya fuera de su control, pero que sí estuvo bajo su control evitar que iniciara o se hiciera más grande si tan solo hubieran seguido las instrucciones bíblicas; pero, por nuestra ignorancia o terquedad actuamos de manera indebida y dimos origen al problema o lo complicamos más. En este sentido, si tenemos control de una parte del problema, la cual podemos arreglar, si reconocemos lo que hicimos mal y nos arrepentimos corrigiendo el camino, entonces Dios en su misericordia nos sostendrá aún en medio de aquellas situaciones que nosotros mismos provocamos y que ya se salieron de nuestro control.


Proverbios 28:13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.


Salmo 107: 10 al 14 Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte, Aprisionados en aflicción y en hierros, Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová, Y aborrecieron el consejo del Altísimo. Por eso quebrantó con el trabajo sus corazones; Cayeron, y no hubo quien los ayudase. Luego que clamaron a Jehová en su angustia, Los libró de sus aflicciones; Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, Y rompió sus prisiones.


Continuará....


Material adicional: Le invitamos a estudiar la siguiente conferencia bíblica acerca de la Restauración de la Vida Cristiana; en donde podrá conocer más acerca de cómo Dios ha prometido ayudarnos a lidiar con situaciones que han desarticulado nuestra vida espiritual.